La práctica de ejercicio siempre es beneficiosa para el organismo y en general para la salud. Sin embargo, en verano es más importante que nunca adoptar una serie de medidas preventivas.

Si se realiza algún tipo de deporte en verano es fundamental prevenir la deshidratación. Para ello hay que reponer líquidos constantemente, ya que con la actividad física se pierde aún más agua que en otras épocas del año a través del sudor. El agua y las bebidas isotónicas no deben faltar. Lo más conveniente es beber el equivalente a dos vasos de agua antes de empezar y parar de tanto en tanto para volver a hacerlo.

Otro aspecto importante es evitar realizar deporte en verano en las horas de mayor temperatura, es decir, entre las 12:00 y las 17:00 horas. Lo más conveniente es realizarlo en las primeras horas de la mañana o al atardecer.

Otra precaución a adoptar es el uso de una vestimenta adecuada. Debe ser holgada y preferiblemente de algodón para facilitar la circulación de aire en su interior. Otro tanto ocurre con el calzado deportivo: deben permitir la transpiración y se deben utilizar calcetines de algodón.

Al hacer deporte en verano siempre hay que utilizar protección solar, para evitar que se queme la piel. Si la piel todavía no ha adquirido el moreno, debe utilizarse un factor de protección alto, especialmente si se tiene una piel clara.