El verano es la época del año donde más se bebe agua. El exceso de sudoración y su consecuente deshidratación por el calor hace que necesitemos reponer los niveles de líquidos perdidos, normalmente sintiéndolo con la llamada de la sed.  Y es debido a esta falta de hidratación lo que, paradójicamente, nos aporta unos mayores beneficios para el organismo con la necesidad de consumir más líquidos.

Principales beneficios del agua

Pero, ¿sabemos acaso en qué nos puede ayudar un consumo adecuado del agua? Aquí os dejamos los principales beneficios.

  • El agua rejuvenece: una buena hidratación hace que nuestra piel se mantenga más tersa y radiante, evitando la aparición de arrugas y con ello proporcionando un aspecto mucho más juvenil y sano.

 

  • Limpia el organismo: a través de los riñones, el agua limpia el organismo de toxinas y otras impurezas, haciendo que luego nuestra piel tenga un aspecto más limpio y uniforme, llegando a reducir incluso el acné.

 

  • Ayuda a mantenernos lúcidos y despiertos: si hay falta de agua en el cuerpo, uno de los principales síntomas son mareos y dolores de cabeza. Esto sólo puede solucionarse hidratando el cuerpo de forma correcta. Asimismo, el agua nos aporta una dosis extra de energía, haciendo muchas veces que la fatiga y el cansancio desaparezcan.

 

  • Ayuda a adelgazar: se dice que bebiendo un vaso de agua treinta minutos antes de las comidas, ayuda a una mejor digestión de los alimentos que ingiramos, lo que hace que el metabolismo funcione mejor y, por lo tanto, equilibre el peso corporal.

 

  • Proporciona un mejor funcionamiento del corazón: los últimos estudios demuestran que beber agua regularmente causa una mejora en el funcionamiento cardiovascular, reduciendo de este modo probabilidades de sufrir un ataque al corazón. No obstante, no sólo evita enfermedades del corazón, sino también de otras partes del cuerpo, como el cáncer de colon o el de vejiga, y se cree que también el de pecho.

 

  • Mejora tu tránsito intestinal: el estreñimiento muchas veces, además de por la fibra, es debido a falta de agua en el organismo.