Una exposición prolongada al sol puede generar graves problemas cutáneos (Demasiada exposición al sol puede provocar quemaduras de sol, envejecimiento prematuro de la piel y cáncer de piel), por lo que es muy importante conocer los riesgos relacionados con la radiación solar, así como también sobre el buen uso del protector solar, en una época en la que las temperaturas son elevadas, y las radiaciones más peligrosas.

En ese sentido, científicos sostienen que “el ser humano necesita exponerse al sol, porque éste genera beneficios a la piel como por ejemplo la síntesis de la vitamina D. Sin embargo, la exposición prolongada y en horas en que la radiación solar es más elevada, provocará daños debido a que en el espectro solar tenemos la radiación ultravioleta, la cual es una radiación muy energética, por lo tanto es prácticamente mortal. Si no llegáramos a tener la capa de ozono, la existencia de vida sobre la tierra se vería seriamente comprometida”.

¿Qué Son los Protectores Solares?

Los protectores solares son agentes que ayudan a prevenir que los rayos ultravioletas (UV) lleguen a la piel. Existen dos tipos de radiación ultravioleta, los rayos UVA y los rayos UVB, los cuales causan daños a la piel y aumentan el riesgo de cáncer de piel. La luz UVB es la principal causa de las quemaduras por el sol, mientras que los rayos UVA penetran en la piel más profundamente,  se asocian con las arrugas, la pérdida de la elasticidad y otros efectos del fotoenvejecimiento. También agrava los efectos cancerígenos de los rayos UVB y cada vez más se considera la luz UVA un causante de cáncer de piel. Los protectores solares varían en su capacidad para  proteger contra los rayos UVA y UVB.

¿Qué es el FPS?

La mayoría de los filtros solares con un FPS de 15 o mayor, hacen un excelente trabajo de protección contra los rayos UVB. FPS (Factor de Protección Solar) es la medida de capacidad que tiene un bloqueador solar para evitar que los rayos UVB dañen la piel. Así es como funciona: si su piel sin protección tarda 20 minutos para empezar a ponerse roja, al utilizar un protector solar con un FPS de 15 previene el enrojecimiento teóricamente 15 veces más – alrededor de cinco horas.

Cuál es la diferencia entre protector y bloqueador solar?

Protectores: absorben y reflejan la radiación ultravioleta y les toma alrededor de 30 minutos ser absorbidos por la piel (por eso se necesita aplicarlo con anticipación para que realmente funcione), y se debe volver a aplicar luego de nadar o sudar, incluso si el producto es a prueba de agua. Suelen ser transparentes e invisibles al aplicarlos.

Bloqueadores: están hechos de óxido de zinc o de titanio para poder reflejar los rayos e impedir que alcancen tu piel, son más espesos, permanecen visibles al aplicarlos y son más difíciles de enjuagar que los protectores.

Antes de exponerse al sol, recuerde:
 No se exponga al sol entre las 10 y las 16 horas. Como medida práctica, siéntase
seguro cuando su sombra sea mayor que la altura de su cuerpo.
 No exponer directamente al sol a niños menores de un año. En las playas y piletas,
protegerlos mediante la utilización de carpas y sombrillas.
 Los rayos solares se reflejan en la nieve, en el agua y en la arena. Por lo tanto, es
imprescindible contar con la protección adecuada.
 Use protector solar con un FPS 15, como mínimo (consulte a su dermatólogo para conocer lo que su piel necesita).
 Antes de utilizar el producto, no olvide leer las advertencias e instrucciones de uso
contenidas en el rótulo.
 Utilice el protector solar incluso los días nublados.
 Aplíquelo en la piel 30 minutos antes de exponerse al sol(consulta la etiqueta para saber si debes volver a aplicar el producto cada 40 u 80 minutos, mientras que nadas o sudas).
 No olvide colocarse protector solar en las partes sensibles como: partes calvas de la
cabeza, orejas, cuello, nariz, empeines de los pies y manos.
 Use protector labial.
 Utilice un sombrero que proteja no sólo la cabeza, ropa y anteojos, sino también las
orejas.
 Independientemente del lugar de residencia, todos necesitamos protegernos del sol,
y en especial aquellas personas que por su trabajo estén más expuestas a él.
 Tenga en cuenta que las camas solares pueden ser peligrosas, ya que emiten
radiación ultravioleta con una potencia que puede llegar a ser hasta veinte veces
más intensa que la del sol. La Organización Mundial de la salud (OMS) señala que el
uso de dichos artefactos conlleva un riesgo de cáncer de piel, y que ninguna persona
menor de 18 años debería utilizarlas.

Todos los protectores solares, aun los resistentes al agua, deben ser
aplicados luego de:
• Nadar o bañarse.
• Transcurridas dos horas desde la última aplicación.
• Secarse con toalla (después de practicar deportes o salir del agua).
• Hacer ejercicios físicos o transpirar en exceso.